Actualmente mi investigación se enfoca en el análisis de la variación genética, tanto en plantas domesticadas como en especies silvestres con importancia ecológica para la restauración y la conservación. Los análisis de genética evolutiva tienen la finalidad tanto de inferir la historia evolutiva de las especies, como la de identificar genes asociados con la domesticación y la adaptación local al ambiente. Esta información es relevante para la selección y mantenimiento del germoplasma de especies domesticadas y para identificar poblaciones naturales claves para la conservación y para el amortiguamiento causado por la aridez predicha por el cambio climático global.